Dentro del mundo del chocolate artesanal

Tomando pistas de los movimientos del café y la cerveza artesanal, las opciones de chocolate fino están ganando impulso. Brad Kintzer, jefe de fabricación de chocolate de TCHO Chocolate, nos ayuda a comprender mejor este apasionante sector.

Hasta hace poco, era poco común encontrar cervezas con doble IPA en bares de buceo de esquina, café de barril frío de origen único en las cadenas nacionales y hamburguesas de carne Kobe japonesa en los menús de restaurantes de la pequeña ciudad. Nadie podría haber predicho el ascenso meteórico de los alimentos de calidad artesanal y la forma en que han captado la atención del consumidor, así como el espacio en los estantes de los supermercados.

Parece que casi todas las categorías de alimentos y bebidas han sido tocadas por este renacimiento de alimentos artesanales. Como respuesta, las empresas de todas las edades y tamaños están innovando para satisfacer el deseo del consumidor de nuevas experiencias. El mundo del chocolate especial no es la excepción. Aunque va a la zaga de otros pioneros de la artesanía, como el vino, el café y la cerveza, no hay duda de que el interés por el chocolate fino está ganando una gran influencia.

Para apreciar mejor la dinámica que rodea la trayectoria de crecimiento potencial del chocolate fino, ayuda a definir claramente qué es el chocolate artesanal, especial, gourmet, artesanal o fino. Si bien un término singular o definiciones ampliamente aceptadas aún eluden el mundo del chocolate, existen algunos hilos comunes entre los fabricantes que se ubican en estas categorías de chocolate más elevadas. Para simplificar la terminología de este artículo, utilizaré el término “chocolate fino” como una referencia para estos fabricantes de chocolate no industriales de alta calidad, de pequeña a mediana escala.

Uno de los elementos fundadores que une a los fabricantes de chocolate fino es el deseo de mostrar los diversos sabores y aromas que se encuentran en el cacao especial. Otro rasgo comúnmente compartido es el uso de narraciones atractivas para resaltar el viaje del chocolate desde el grano hasta la barra terminada. Finalmente, muchos fabricantes de chocolate fino ven su trabajo como una oportunidad para enriquecer los medios de vida de los productores de cacao en todo el mundo, principalmente mediante la compra de cacao diferenciado a precios más altos.

En el núcleo del chocolate fino existe una aspiración que busca cambiar el mundo para mejor, a través de un mejor chocolate, que presenta un beneficio mutuo definitivo para la nueva ola de consumidores artesanales conscientes.

Los aspectos positivos: fuertes atributos de crecimiento del chocolate fino

Sabe y se ve diferente

El chocolate fino es perfecto para muchos millennials, amantes de la comida y otros consumidores curiosos que buscan algo diferente de las ofertas tradicionales de dulces. Ofreciendo un mayor contenido de cacao, menos azúcar, listas de ingredientes más limpios y perfiles de sabor únicos, el chocolate fino también ofrece a los consumidores un sentido de las personas y el lugar a través de historias convincentes de un solo origen. Impresionante embalaje de muchos productores es otra gran ventaja que puede verse como una indulgencia de lujo.

No es tan caro

Incluso la mayoría del chocolate fino de nivel superior se puede comprar por menos de $ 10 a $ 12 por barra. A fin de cuentas, esta es una indulgencia relativamente accesible para el “mejor en su clase” de una categoría de alimentos. El chocolate siempre ha sido etiquetado como un sector que prospera en los buenos tiempos económicos, y a menudo lo hace aún mejor durante las recesiones debido a su relativa asequibilidad y factor de comodidad para la nueva ola de consumidores de artesanía conscientes.

Cuenta una historia positiva

Las historias auténticas de impacto positivo siguen siendo la piedra angular de muchas compras de clientes. Muchos quieren saber que lo que compran ofrece una oportunidad para que la vida de las personas mejore o “no haga daño” como mínimo. Si bien muchos fabricantes de chocolate fino tienen métricas menos que detalladas que capturan su impacto en el sustento de los productores de cacao, la percepción del consumidor es que están haciendo una diferencia positiva.
Los inconvenientes: obstáculos para el crecimiento fino del chocolate

Es caro para todos los días

Compra Desde una edad temprana, muchos de nosotros tenemos una tremenda lealtad a las marcas familiares y asequibles. Si bien la aceptación del consumidor de chocolate de mayor precio está aumentando, las barras de chocolate que superan los $ 4 en el estante todavía se consideran “compras de derroche” para muchos. Reducir el precio para satisfacer las necesidades del consumidor es un gran desafío para los fabricantes de chocolate fino. Las materias primas, la mano de obra y el embalaje de un costo relativamente alto, combinados con pequeños volúmenes de producción, pueden sumar unos márgenes de beneficio dolorosamente pequeños, y un desafío para tener un precio competitivo en el estante.

Dónde y cómo se vende

La narración convincente es un pilar clave del éxito del chocolate fino. Cuando las barras de chocolate finas se venden en boutiques, tiendas bien conservadas, la narración de la marca es fácil. Los precios más altos parecen menos desalentadores cuando se combinan con historias de impacto positivo y una clara promesa de calidad. En un entorno de supermercado convencional o incluso natural, hay menos oportunidades de diferenciarse a través de mensajes de historias. Más regularmente, los consumidores pueden verse cegados por los precios comparativamente más altos y abrumados por las múltiples opciones de marca. Las ventas en línea directas al consumidor ofrecen una plataforma prometedora para contar historias más impactantes, pero el envío de chocolate y el mantenimiento de márgenes de ganancia competitivos siguen siendo un desafío.

Consistencia

La consistencia del producto es clave para compras repetidas. Explorar el chocolate fino a menudo requiere un nivel diferente de compromiso. Menos azúcar, perfiles de tostado más livianos y orígenes únicos crean una inevitable variación de sabor. Los fanáticos del chocolate artesanal argumentan que esto debería celebrarse ya que ofrece una experiencia más sofisticada e interesante. Es posible volver a enmarcar la variación del producto para los consumidores como un atributo positivo, especialmente utilizando el vino y el café como modelos educativos, pero llevará tiempo.
Mirando hacia el futuro

La mayoría de los estadounidenses no pueden recordar la primera vez que consumieron chocolate. Es un elemento básico que ha estado con muchos de nosotros toda nuestra vida. Dado ese hecho, es sorprendente lo poco que la mayoría de nosotros sabemos sobre el largo y sinuoso viaje requerido para hacer cada barra de chocolate. A medida que la emoción y la curiosidad del consumidor se acumulan en torno a la transparencia de nuestros sistemas alimentarios, una visión del chocolate ofrece una de las historias más cautivadoras y coloridas.

Muchos estarían de acuerdo en que el chocolate está listo para la innovación en casi todos los aspectos. Hay muchas iniciativas prometedoras en la industria. Los esfuerzos encaminados a modernizar las prácticas agrícolas y laborales, la creación de estándares sensoriales universales del cacao, un desarrollo clave en el crecimiento del café de especialidad, la preservación de las variedades de cacao de la herencia y la exploración de sistemas únicos de entrega de chocolate son solo algunos.

Como se vio en las industrias artesanales pioneras como la cerveza, el vino, el café y otras, gran parte del éxito futuro del chocolate fino radica en el nivel de interés del consumidor en aprender, probar y explorar más.

De cualquier forma que lo mires, es un buen momento para ser un amante del chocolate.

Fuente: NATIONAL CONFECTIONERS ASSOCIATION US NCA

Deja un comentario

Abrir chat
Hola ! Si tienes dudas contactanos aquí.